Las pruebas de larga distancia - Outsider | Entrenamiento para Ciclistas

Las pruebas de larga distancia

Inicio / Entrenamiento del ciclista / Las pruebas de larga distancia
En el ciclismo, al igual que en otros deportes de resistencia, dependiendo de la distancia de la prueba que nos hemos propuesto vamos a entrenar de una manera o de otra.
 
Las carreras cortas, explosivas, de 30 ó 40km de btt, o las máster en carretera, se entrenan con mucho menos volumen de kms que un maratón btt o prueba cicloturista de longitud superior. Y éstas últimas con esfuerzos más contenidos que las primeras.

Esto está claro. Aún así, un error muy común está en que si entrenas para una prueba de 200km, por ejemplo, parece que no haya que hacer ninguna serie de intensidad, y nos dedicamos a rodar y rodar a ritmos medios-bajos. Si en una carrera larga nos encontramos con un puerto duro, o con que el grupo con el que vamos aprieta un puntito y tenemos que agarrarnos a él, si no has entrenado series de intensidad, no soportarás ese esfuerzo puntual, y lo más importante, aunque lo soportes, como tu cuerpo no está habituado, caerás en picado, no recuperarás bien, y la próxima vez que se tense no podrás aguantar el ritmo.
 
Por este motivo, no debemos dejar capacidades por entrenar, aunque lógicamente demos prioridades.
 
Y ya que este artículo está dedicado a las pruebas de fondo, quería comentar el factor psicológico y el factor “dureza”.
 
Muchas veces nos preguntamos, ¿qué es más duro de realizar, una carrera corta o una larga? Siempre se ha hablado de la dureza de las pruebas largas. Creo que en este caso la dureza se mide en parámetros diferentes. 
 
En pruebas cortas, los esfuerzos superan continuamente el umbral anaeróbico, de hecho los esfuerzos medios que se consiguen (hablo de los que van a “darlo todo”), rondan este umbral. Es ese sabor de sangre en la garganta, de pensar hacia nuestros adentros “¡¡¡aguanto hasta la siguiente curva y me suelto… !!!” y así estás toda la carrera… ¡Eso es muy duro!
 
En prueba largas, el ritmo base es más asumible, las medias bajan del umbral. El esfuerzo se mide de otra manera, es esa sensación de agotamiento de todas las funciones de tu cuerpo, de que no puedes seguir; no has alcanzado máximos de pulso o vatios, pero tienes que seguir, porque la meta está lejos. ¡Eso también es durísimo! En estos casos es la cabeza la que tiene que tirar de ti. Esto se entrena con volumen de kms, pero muchos ciclistas no tienen la suficiente disponibilidad de horarios como para dominar según qué distancias, entonces van con el mejor entrenamiento posible, pero sabiendo que en un momento dado su entereza mental, sus ganas por terminar la carrera, su valentía, van a ser determinantes en el éxito o no de esa prueba. De hecho, un gran porcentaje de ciclista de estas largas distancias llega un momento que tiran de coraje para terminar su reto.
 
Os quiero mostrar un vídeo que nos deja Juan Carlos Maneiro de su experiencia en el Soplao btt…cómo llega un momento en el que el deporte se convierte en reto, y es ahí cuando sólo los fuertes de cabeza son capaces de terminar la carrera. ¡¡Gracias por el vídeo, eres muy grande!!
 
Post Relacionados

Deja un Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies